Skip to main content

Los desastres naturales o las grandes fluctuaciones del mercado pueden hacer que las personas vulnerables caigan en la indigencia o en la malnutrición, dos situaciones de las cuales es muy difícil recuperarse.

La protección social consiste de políticas y programas diseñados para evitar que las personas, a lo largo de toda su vida, caigan en las situaciones antes expuestas. La protección social es de vital importancia para reducir la pobreza y la desigualdad, y para promover el crecimiento inclusivo.

Un subconjunto de políticas de protección social y redes de protección social, se crearon con la intención de brindar a los más vulnerables de un apoyo predecible en forma de alimento, bienes, dinero o cupones.

Con casi 370 millones de beneficiarios en el mundo, la alimentación escolar es la red de protección social más común. Los comidas escolares hacen que los niños más pobres y vulnerables vayan a la escuela, y se mantengan allí.

Los alimentos balanceados llevan a una mejor nutrición y a mejores calificaciones. Cuando el alimento se obtiene de forma local, los programas de comidas escolares también pueden potenciar el desarrollo agrícola.

Como luchan contra la vulnerabilidad y el hambre, los programas de protección social y las redes de seguridad contribuyen directamente al alcance de los Objetivos 1 y 2 de Desarrollo Sostenible. A pesar de esto, más del 70% de la población mundial vive sin una protección social adecuada.

Menos de un tercio de las mujeres empleadas del mundo reciben beneficios por maternidad, ya sea en dinero o alimentos en especie, durante las etapas finales del embarazo o en los meses luego del nacimiento.

El WFP tiene experiencia de primera mano en el diseño y entrega de redes de protección que reducen el hambre y la desnutrición, tales como los programas de alimentación escolar o los esquemas de seguros que protegen contra la pérdida de cosechas. Tiene el conocimiento interno para diseñar redes de seguridad de manera que se enfoquen en los más vulnerables y entreguen la comida o el dinero de la forma más rentable. También desarrolló tecnologías de última generación para administrar electrónicamente las millones de transferencias y beneficiarios de los esquemas.

El WFP utiliza esta experiencia para apoyar a los gobiernos locales que buscan establecer o mejorar sus sistemas de protección social. Brinda asistencia técnica y crea capacidades en todas las etapas del proceso, desde el diseño, la focalización e implementación hasta el control y la administración de información. El objetivo es asegurar que las intervenciones de redes de seguridad y protección social alcancen de manera efectiva y eficiente a aquellos que sean más vulnerables y que tengan menor accesibilidad.

Más del 70%
de la población mundial carece de una protección social adecuada
370 millones
de niños se benefician de la alimentación escolar, la red de protección social más común en el mundo
55%
de los pobres del mundo aún están excluidos de una red de protección social