Skip to main content

Con la asistencia a 80 millones de personas en 80 de países todos los años, el Programa Mundial de Alimentos (WFP) es la organización humanitaria líder en la lucha contra el hambre en el mundo, brindando asistencia alimentaria en emergencias y trabajando con las comunidades para mejorar la nutrición y crear resiliencia.

A medida que la comunidad internacional se ha comprometido a terminar con el hambre, conseguir la seguridad alimentaria y mejorar la nutrición para el 2030, una de cada diez personas del mundo sigue sin tener suficiente alimento. La comida y la asistencia relacionada con ella nace en el corazón del problema para romper el ciclo del hambre y la pobreza.

En cualquier día, el WFP tiene 5.000 camiones, 20 barcos y 70 aviones en movimiento, que entregan alimentos y otra asistencia a aquellos que más los necesitan. Cada año, distribuimos aproximadamente 12,6 mil millones de raciones con un costo estimado por ración de 31 centavos de dólar. Estas cifras son la base de la reputación incomparable del WFP como equipo de respuesta frente a emergencias, uno que cumple con su trabajo rápidamente y a escala en los ambientes más difíciles.

Los esfuerzos del WFP se enfocan en la asistencia frente a emergencias, el alivio y la rehabilitación, la ayuda para el desarrollo y las operaciones especiales. Dos tercios de nuestro trabajo es en países afectados por conflictos, donde las personas tienen tres veces más probabilidades de sufrir desnutrición que aquellas que viven en países sin conflictos. 

 

En emergencias, el WFP frecuentemente llega primero al lugar para brindar asistencia alimentaria a las víctimas de guerras, conflictos civiles, sequías, inundaciones, terremotos, huracanes, pérdidas de cosecha y desastres naturales. Cuando la emergencia termina, el WFP ayuda a las comunidades a reconstruir sus vidas y los medios de sustento afectados. También trabajamos para reforzar la resiliencia de las personas y las comunidades afectadas por las crisis prolongadas, aplicando un lente de desarrollo en nuestra respuesta humanitaria.

Los proyectos de desarrollo del WFP se enfocan en la nutrición, especialmente para las madres y los niños, lidiando con la desnutrición desde las etapas más tempranas mediante programas que se enfocan en los primeros 1.000 días, desde la concepción hasta el segundo cumpleaños del niño, y luego mediante comidas escolares.

El WFP es la organización humanitaria más grande que implementa programas de alimentación escolar en todo el mundo, y lo hace desde hace más de 50 años. Cada año, el WFP brinda alimentos escolares a entre 20 y 25 millones de niños en 63 países, frecuentemente en las zonas de más difícil acceso.

El WFP compra más de 2 millones de toneladas métricas de comida todos los años. Por lo menos tres cuartos de ella viene de países en vías de desarrollo. Al comprar comida tan cerca como sea posible del lugar donde se necesita, podemos ahorrar tiempo y dinero en los costos de transporte, y ayudar a sustentar las economías locales. Crecientemente, el WFP cumple con las necesidades alimentarias de las personas mediante transferencias basadas en dinero que les permiten a las personas a las que servimos elegir y comprar su propia comida de manera local.

El WFP también ofrece servicios a toda la comunidad humanitaria, incluyendo el transporte aéreo de pasajeros mediante el Servicio Aéreo Humanitario de las Naciones Unidas, el cual vuela a más de 250 destinos en todo el mundo.

Con fondos recaudados completamente mediante donaciones voluntarias, el WFP recaudó $5,9 mil millones de dólares en 2016. El WFP tiene más de 14.000 personas en su plantilla en todo el mundo, de los cuales más del 90% tienen su base en países donde la agencia provee asistencia.

El WFP está gobernado por una Junta Ejecutiva de 36 miembros. Trabaja de cerca con sus dos organizaciones hermanas en Roma, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura y el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola. El WFP se asocia con más de 1.000 ONG nacionales e internacionales para ofrecer asistencia alimentaria y acabar con la raíz de las causas del hambre.

Hambre Cero

El Objetivo Global para poner fin al hambre para el 2030

Estrategia corporativa

Priorizamos nuestros esfuerzos para poner fin a la pobreza, el hambre, y la desigualdad.

Historia

La historia del Programa Mundial de Alimentos

Haz tu donación

Dona ya y ayuda obtener alimento para la supervivencia de aquellos que más lo necesiten. Nuestro trabajo es 100% financiado por contribuciones voluntarias y el 93% de cada contribución llega a quienes lo necesitan. Cada donación hace la diferencia. Con tan solo US$50, se puede alimentar a un niño por tres meses.