Skip to main content

Las personas más vulnerables y con  inseguridad alimentaria viven en ambientes degradados, frágiles y con escasos recursos, en zonas proclives a desastres climáticos y que están expuestas a impactos frecuentes.

La iniciativa Asistencia alimentaria a cambio de activos (FFA, por sus siglas en inglés) del Programa Mundial de Alimentos (WFP, por sus siglas en inglés) aborda las necesidades alimentarias inmediatas mediante de efectivo, cupones o transferencias de alimentos, y al mismo tiempo que promueve la creación o rehabilitación de activos que mejoren a largo plazo la seguridad alimentaria y resiliencia.

Las actividades de la FFA tienen como objetivo crear ambientes naturales más sanos, reducir los riesgos y el impacto de los golpes climáticos, incrementar la productividad alimentaria y reforzar la resiliencia frente a las desastres naturales con el correr del tiempo.

Desde 2013, los programas de la FFA en más de 50 países han ayudado a entre 10 y 15 millones de personas cada año traen que miles de hectáreas de tierra degradada vuelvan a tener un uso productivo, plantan miles de hectáreas de bosque y construyen montones de pozos, estanques, y carreteras secundarias, y ser capacitados sobre medios de vida y prácticas agrícolas.

El impacto de los programas de la FFA pueden ser tangibles y de larga duración. A principios de los 90's, el WFP trabajó con las comunidades en la zona rural de Guatemala, donde las sequías y los desastres naturales recurrentes hacían que a muchas familias se les dificultara cubrir sus necesidades alimentarias básicas. Mediante la FFA, se rehabilitaron tierras estériles, se diversificaron los cultivos, se restauraron bosques y se instalaron sistemas de riego. Veinte años más tarde, es claro que este trabajo dio sus frutos: la producción alimentaria incrementó hasta tres veces, y las comunidades pudieron soportar el impacto de dos huracanes grandes que desataron el caos en América Central.

Los programas de la FFA pueden asegurar que los beneficios medioambientales sean duraderos al reducir la erosión y la desertificación, o al mejorar las condiciones del suelo. Refuerzan y diversifican los ingresos y los medios de vida al incrementar la productividad y promover una agricultura sustentable. Les empoderan a las comunidades para que trabajen juntas y salgan del hambre. La FFA también puede promover la mejor igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres, la nutrición, la protección y la adaptación al  cambio climático.

Bajo la mirada de los Objetivos de desarrollo sostenibles (ODS), la FFA es una poderosa herramienta de los esfuerzos de alcanzar el Objetivo 2. La FFA restaura los paisajes degradados, expande la disponibilidad y la diversidad de los alimentos que se producen y consumen localmente, y asegura que la producción local de alimentos y las actividades que generan ingresos puedan continuar durante impactos y crisis. Los gobiernos asociados también pueden beneficiarse de una capacidad mejorada para alimentaria seguridad y políticas de nutrición, estrategias y los programas.

Además, gracias a la gama de actividades que la FFA incluye, la creación de activos combinada con los esfuerzos de los asociados, contribuye al objetivo 5de los ODS, sobre la igualdad de género; el objetivo 6, sobre el agua y la higiene; el objetivo 12, relacionado con el consumo y producción responsable; el objetivo 13, sobre la acción climática; yel objetivo 15 (la ordenación forestal sostenible, combate de la desertificación, frenar y revertir la degradación de la tierra y ponerle fin a la pérdida de la biodiversidad).

10.1 millones
de personas se beneficiaron directamente de este tipo de asistencia alimentaria en 52 países en 2016
350.600 hectáreas
de tierra fueron rehabilitadas en 2016
15.200 hectáreas
de bosques fueron plantados en 2016

Asistencia alimentaria a cambio de activos

Áreas de trabajo

  • Administración y conservación de los recursos naturales

    Actividades de administración sostenible de la tierra y el agua (incluyendo la conservación de la tierra y el agua, la repoblación forestal, la recolección de agua, el control de las inundaciones y las medidas de fertilidad del suelo), que mejoran la productividad, mejorar la disponibilidad de agua, reducen la pérdida de biodiversidad y disminuyen la vulnerabilidad frente a los impactos climáticos y otros eventos estresantes.
  • Restaurar el potencial agrícola, pastoril y pesquero

    Actividades que respaldan un incremento de la productividad, incluyendo la rehabilitación de esquemas de riego y el desarrollo de fuentes de agua para uso doméstico, agrícola, de acuicultura y para el ganado; la administración y prácticas forestales y agroforestales; el recorte de vegetación descuidada en zonas abandonadas y la remoción de escombros de áreas agrícolas después de derrumbes o inundaciones.
  • Mejorar el acceso a mercados, servicios sociales e infraestructura

    Las intervenciones incluyen: la construcción y rehabilitación de caminos, senderos, puentes y la remoción de escombros; la rehabilitación de escuelas, cantinas, letrinas y lugares comerciales, los graneros comunitarios, almacenes y la provisión de fuentes alternas de energía, incluyendo la construcción de estufas eficientes de combustible.
  • Capacitaciones para desarrollar habilidades

    Las áreas de capacitación incluyen: administración participativa de cuencas o planeamiento zonal para los miembros de la comunidad; administración de activos naturales y físicos (por ejemplo, bancos de cereales, reservas pequeñas de granos); la administración forestal; la construcción y el uso de estufas eficientes de combustible; las actividades de generación de ingresos vinculadas con la conservación y la administración de recursos naturales (por ejemplo, el desarrollo de pequeños viveros, la creación de abono, apicultura, etc.), y la preparación frente a emergencias.